SPONSORS
SPONSORS

TURISMO DEPORTIVO Y FAMILIAR. Nuevas fórmulas de ocio en las economías domésticas.

IMG_4509

El turismo deportivo se ha convertido en los últimos años en la excusa perfecta para conciliar vida familiar con el tiempo dedicado al ocio. Hasta ahora, hemos visto numerosas técnicas empresariales que se valían del mismo para generar una seria de competencias en sus trabajadores y jefes de equipo como la confianza, el trabajo en grupo, la mejora en las relaciones laborales y la lucha contra el estrés, entre otros aspectos. Este hecho, adaptado a las circunstancias familiares puede también proyectarse a través del turismo deportivo.

Según Gallegos (2007), en una sociedad avanzada, el viaje o desplazamiento se ha desarrollado a todos los sectores de población, adquiriendo una gran importancia social, económica y cultural. En este ámbito, podemos incluir al turismo de deporte, cuyos usuarios contemplan las características descritas con anterioridad.

En este mismo campo, el autor también apunta, que el ocio-turístico está determinado por la estructura socioeconómica que condiciona el estilo de vida, el ocio de la población y el viaje turístico (Alvarez Sousa, 1994). Además, como se ha indicado anteriormente, el turismo como mercancía de consumo se ha visto transformado por la democratización del tiempo y del espacio (Luque Gil, 2003). Esto ha supuesto, entre otras cosas, el incremento de la accesibilidad de nuevas demandas, cada vez más diversificadas, así como el aumento de las posibilidades de disfrute de nuevas ofertas de turismo, las cuales se vinculan con cambios en las motivaciones de la demanda turística (Clary, 1991; Bouchet, Lebrun y Auvergne, 2004).

Una vez determinadas las condiciones en las que puede producirse esta tipología turística, cabe hacer mención al binomio deporte y familia, así como las condiciones por las que este fenómeno puede darse en nuestra sociedad.

Por un lado, debemos tener presente el creciente interés por el público objetivo en lo relativo al cuidado de la salud, tanto física como mental, en un contexto en el que hombres y mujeres se ven sometidos a un día a día cargado de obligaciones, así como la falta de tiempo libre para poder dedicarlo a sí mismos. También, en un contexto familiar, esas circunstancias anteriormente descritas se multiplican, ya que los niños requieren un tiempo adicional, así como una labor educativa y lúdica por parte de sus tutores que no siempre es posible compaginar.

Ante esta situación, surge un modelo turístico que es capaz de dar una respuesta positiva a todas estas circunstancias, donde toda la familia puede disfrutar y al mismo tiempo compartir esos momentos entre sí.

Para ahondar un poco más en este las fórmulas de disfrute que ofrece el turismo deportivo, Latiesa y Paniza (2006) definen el turismo deportivo como aquellas actividades que se realizan fuera del lugar habitual de residencia, no sólo por motivos competitivos, sino también por motivos recreacionales, y coinciden principalmente en cuatro aspectos que hacen distintivo a este tipo de turismo:

  • Desplazamiento a un lugar distinto del habitual de residencia o trabajo.
  • Los fines del viaje son principalmente recreativos (ocio), pero relacionados de alguna forma con el deporte, ya sea en instalaciones artificiales o en el medio natural.
  • Se puede realizar actividad física u observar espectáculos deportivos (pasivo-activo).
  • Pueden o no existir fines competitivos.

.

Además de estas cuestiones, el turismo deportivo conlleva una serie de connotaciones positivas adicionales que repercuten positivamente en la decisión del consumidor final a la hora de escogerlo y, como no, a una unidad familiar como son: el estar en muchas ocasiones en contacto con la naturaleza, la visita de otros lugares, el cuidado de la salud, la mejora y el retorno a un fortalecimiento en la relación familiar, la vivencia de experiencias, el desarrollo y la oportunidad de dedicar tiempo a hobbies, capacidad económica de la generación de empresas deportivas especializadas o de ocio, beneficios para la economía local en los emplazamientos donde se originan este tipo de iniciativas empresariales, así como impactos positivos dirigidos a la sostenibilidad, etc.

En esta misma línea, Medina y Sánchez (2005), apuntan a que las actividades físico-deportivas son un poderoso medio de modernización y desarrollo tanto en medios rurales como locales, mejorando infraestructuras, servicios e incluso, generando una fuente de ingresos adicional en parques nacionales por ejemplo, e incluso, despertando un creciente interés y respeto social por la preservación y conservación de estas áreas.

Por otro lado, es interesante determinar cómo se puede producir, es decir, de dónde puede partir la motivación de decantarse por este tipo de turismo.

Ante esta cuestión, surgen varias alternativas posibles:

  • Cuando uno o varios de los miembros de la familia van a participar en un evento deportivo determinado.
  • Otra posibilidad es que se realice sin motivos competitivos, y que surja en respuesta de una necesidad de satisfacer una inquietud ligada al ocio de uno o varios de ellos.
  • Que aparezca como una opción complementaria al viaje.

.

En contrapunto, es necesario tener en cuenta otros aspectos que desde el punto, tanto de la oferta como la demanda, deben de darse para que esta simbiosis pueda generarse de manera positiva.

En primer lugar, las empresas generadoras de cualquier tipo de actividad turística, deben estar provistas de una oferta adecuada a los distintos tipos de público que demanden sus servicios, así como el aprovisionamiento de los equipos de protección y medidas de seguridad necesarios.

En múltiples estudios realizados a familias que realizan cualquier tipo de actividad turística, éste es uno de los aspectos que tienen más en cuenta a la hora de seleccionar no sólo un producto, sino un destino.

También se contempla la oferta básica y complementaria que el lugar seleccionado debe tener para la realización de la misma, ya que hemos de tener siempre presente, que sectores como el alojativo, el de restauración, así como el comercial, que va desde los más básicos supermercados hasta farmacias, deben estar presentes. En caso contrario, este nicho de mercado se decantará por otro lugar que se ajuste en mayor medida a sus necesidades.

Evidentemente se trata de un target mucho más complejo de satisfacer, ya que no sólo contratan la actividad deportiva que van a realizar, sino que requieren un amplio abanico de productos y servicios adicionales que deben estar a su alcance.

Ante estas premisas, es recomendable la creación de productos completos especializados y diseñados especialmente para ellos, y que sin duda pueden adaptarse a otro tipo de público como: parejas, senior, estudiantes, etc.

Quizás, haciendo una reflexión sobre lo anteriormente expuesto, la clave está en los detalles del producto. Es decir, ser capaz de adaptarse para llegar a todos y estar continuamente reinventándose para no quedar obsoleto con el paso del tiempo.

Por otro lado, es igualmente importante el saber educar al público que vamos a tener. Respeto por el entorno y sus gentes, seguir las instrucciones y recomendaciones dadas, así como la práctica responsable deportiva, son aspectos clave a tener en cuenta e implementar para que este tipo de turismo pueda darse de forma satisfactoria tanto para oferentes como demandantes.

Por: Ana Verónica Berdejo Fariña.
Profesora de la Escuela Universitaria de Turismo de Santa Cruz de Tenerife.
Contacto: info@eutur.es

Bibliografía:
– Latiesa, M., & Paniza, J. L. (2006). Turistas deportivos. Una perspectiva de análisis. Revista internacional de sociología, 64(44), 133-149. Disponible en: http://revintsociologia.revistas.csic.es/index.php/revintsociologia/article/viewArticle/31

– Gallegos, A. G. (2007). Las actividades físico-deportivas en la naturaleza y la industria turística. Revista internacional de medicina y ciencias de la actividad física y del deporte, (26), 4. Disponible en: http://www.redalyc.org/html/542/54222966004/

– Medina, F. X., & Sánchez, R. (2005). Actividad físico-deportiva, turismo y desarrollo local en España. Pasos, Revista de Turismo y Patrimonio Cultural. Canarias, 3(01), 97-107. Disponible en pdf en: http://www.pasosonline.org/Publicados/3105/PS070105.pdf

You may also like...

0 thoughts on “TURISMO DEPORTIVO Y FAMILIAR. Nuevas fórmulas de ocio en las economías domésticas.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Tú publicidad

Síguenos en Twitter