SPONSORS
SPONSORS

No es lo mismo comer que nutrirse

alimentos-ecologicos1

En el artículo anterior vimos evidencias de las alteraciones que estamos provocando a nuestra alimentación por culpa de la alta demanda de alimentos y por el afán de enriquecimiento de unos pocos. Esto nos acerca a la siguiente cuestión:

¿Realmente es posible llevar una alimentación sana y equilibrada?  Dando respuesta a tan complicada pregunta, según mi opinión y basándome en mi experiencia y en la información revisada parte de la cual se describe en este artículo, NO. Pero no todo es blanco o negro, esto significa que siempre podemos minimizar los daños a los que estamos sometidos por la gran acumulación de toxinas ya descritas en el primer artículo. ¿Cómo?

Muy bien, les daré algunos ejemplos de lo que podemos hacer.  No me gustaría que pensaran que pretendo recomendarles algo en especial, simplemente mostrarles aquellas opciones que a primera vista parecen ser la solución no definitiva pero si inmediata.

6a01347ff0d110970c014e87ecfb99970d-320wi Intentemos mejorar nuestra alimentación añadiendo mayor cantidad de verduras y hortalizas, frutas y productos que tengan un origen orgánico (tiendas naturistas, herbolarios, etc.). Evitar aquellos productos preparados, embutidos, bollería industrial y enlatados.

Estas recomendaciones no son a la ligera, tienen una base que argumenta mi decisión y no es otra que los tratamientos a los que están sometidos dichos productos para poder garantizar su estado ej.: durabilidad, sabor, textura, color y más. Todo esto se consigue añadiendo colorantes, conservantes, edulcorantes y  todo lo que termine en antes, no olvidándonos del alto contenido en sal y grasas de la mayoría de los mismos. Aquellos que no tienen ni sal ni grasas ni sabemos lo que son.

¡Pues claro que no todos los productos son iguales! “Por suerte”, existen muy buenos productos que garantizan su elaboración y que son tratados con los métodos menos invasivos posibles. La única pega es que estos al igual que el resto sí que están afectados por lo descrito en el primer capítulo de este artículo (abono de las tierras, tratamientos químicos, aceleración del crecimiento, etc.). A esto debemos añadirle la contaminación de nuestras ciudades, la escasez de lluvia y el desequilibrio general que estamos provocando a nuestro planeta.

Si entramos en el mundo de los lácteos y derivados, podríamos escribir un libro. Se trata la leche de todas las maneras posibles (textura, sabor, olor) y con sus derivados se procede de igual manera, sin olvidar que estos animales pasan por el famoso proceso de velocidad. Es triste lo que está sucediendo pero es real y lo más difícil de digerir es que esas mismas empresas, gobiernos, personas que cuidan por nuestra salud y bienestar son los que a nuestras espaldas son capaces de tapar cosas como estas: La verdad de nuestra alimentación (ver artículo anterior  “Inteligencia en el Deporte”).

¿Creen que debemos fiarnos? Una vez más mi respuesta es NO.

En resumen, por mucho que nos digan o nos vendan dietas equilibradas, mágicas, ecológicas y muchas otras, en realidad no tenemos muchas vías de escape, solo podemos apañarnos con lo que tenemos.

No esperen, ni piensen que ahora apareceré con que tengo la solución o dieta secreta, NO, no la tengo, pero siendo sinceros y en los siguientes artículos les iré mostrando mi secreto para hacer frente a la gran bestia del desarrollo industrial.

Israel L. Febles

Sport Manager del grupo VidaconV

Fundador de VeSportPro

Nutricionista, Preparador Físico y Experto en suplementación Natura

You may also like...

Tú publicidad

Síguenos en Twitter