SPONSORS
SPONSORS

La posición de la zona central del cuerpo en natación

tomas articulo

Está justificado en muchos estudios  la importancia del core[1] y, por ende, su entrenamiento, en la realización de acciones de la vida cotidiana, de la vida laboral y deportiva (Akuthota & Nadler, 2004), convirtiéndose en el centro de la cadena cinética funcional. Dentro de estas actividades deportivas podemos incluir la natación. En cuanto a su entrenamiento, existen muy pocos estudios científicos sobre su prescripción  en nadadores, aunque existen ciertas recomendaciones  indicaciones basadas en estudios biomecánico-cinesiológicos y en la experiencia de entrenadores y fisioterapeutas (Solana, 2003), que son aceptados por la comunidad científica internacional (Vera, Flores & Belloch, 2008).

En cuanto a su utilización durante el nado, las ventajas de tener una zona media fortalecida y activa,  beneficia la conexión entre las fuerzas aplicadas entre las extremidades (brazos y piernas facilitando y mejorando la transmisión de fuerza a lo largo de la cadena cinética), puede favorecer el avance por disminución de la resistencia de forma frontal (posiciones hidrodinámicas), facilita y mejora la ventilación pulmonar y previene lesiones (Vera et al, 2008).

No obstante, una mala postura puede producir problemas, apoyándonos en que, las cargas intensas y mantenidas o repetidas en exceso son los principales factores mecánicos de lesión del raquis, acentuándose en los casos en los que el control neuromuscular es deficitario en su función estabilizadora (Mc Gill et al, 2003-2010).

En este sentido, en función de la colocación de nuestro cuerpo,  estaremos en posiciones más centradas o más desalineadas de la zona neutra (Liebenson, 2004), e incluso fuera de ella. Estas posiciones fuera de la zona neutra pueden ser peligrosas porque pueden forzar grupos musculares produciendo descompensaciones de los sistemas (Panjabi, 2003) que permitan mantener una curva lumbar fisiológica (Mc Gill. 1999). Por esta razón hay que valorar las posiciones que adaptamos durante el nado. Los nadadores provocan  cargas excesivas en la zona lumbar:

  • Al adoptar posiciones poco ergonómicas (y poco hidrodinámicas) durante el nado
  • En los entrenamientos en seco de los nadadores/deportistas centrados en desarrollo de fuerza y potencia de miembros inferiores al seleccionar ejercicios que someten a acciones explosivas y de potencia
  • Falta de movimiento correcto en la Actitud Tónica- Postural equilibrada (Gil, 2011)

Si en realidad no se practica este deporte con afán competitivo, no necesitamos aprender ni utilizar las técnicas de los deportistas de élite, pudiendo adoptar otras que a priori puedan estar más adaptadas a nuestro nivel o tengan una orientación más saludable.

En el caso de realizar un entrenamiento para competir, igualmente debemos pensar que una posición menos saludable puede provocar algún tipo de lesión que posteriormente vaya a mermar, reducir e incluso obligar a frenar el entrenamiento. Partiendo de la idea de periodicidad del mismo, tampoco sería deseable, ni compensaría.

En este sentido vamos a ir analizando algunas posiciones concretas que podrían producir problemas:

1.- Movimiento de pies con tabla.

En esta posición, al elevar la cabeza con los brazos estirados y recoger las piernas en batido ascendente, toda la tensión se dirige a la zona lumbar, potenciando una hiper-lordosis por una posición mantenida en exceso de tiempo.

Alternativas: Mejorar la posición con retroversión de la pelvis, bajando la cabeza (o ambas). Otra posible solución es colocar las manos a los lados de los muslos y respirar lateralmente o boca abajo con snorkel. Algunas variantes podrían ser el batido de pies de forma lateral y/o de espalda sin tabla o con tabla en abdomen, manteniendo la pelvis en retroversión para mantener la zona neutra.

Referido a lo anterior, el uso de material auxiliar del tipo aletas, ante una mala posición, sobreuso o una musculatura debilitada potencia este problema porque aumentamos la altura del cuerpo, incrementando la tensión en la zona lumbar.

Para los trabajos derivados de posturas de brazos enfrente del cuerpo (nado con un brazo y el otro en una tabla, nado con un brazo o punto muerto con brazos delante o con material que busque mantener esa postura tendríamos el mismo problema).

Alternativas: Modificar estos ejercicios por los que mantengan los brazos pegados al cuerpo.

Los siguientes capítulos trataremos las posturas de los estilos de competición y la utilización de la zona CORE.

[1] Desde el punto de vista de la actividad física el “CORE” hace referencia al complejo muscular situado en la parte central del cuerpo (región lumbo-pélvica) que incluye 29 músculos que estabilizan la columna vertebral y la región abdominal e incluye músculos del abdomen, espalda, parte posterior y anterior de la cadera, suelo pélvico y diafragma (Willardson, 2007; Hibbs, Thompson & French, 2008)

Tags:

You may also like...

0 thoughts on “La posición de la zona central del cuerpo en natación”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Tú publicidad

Síguenos en Twitter