SPONSORS
SPONSORS

ABDOMINALES: Los chicos del Core

1

Cuando hablamos de abdominales no podemos desconectarlos de las estructuras que los conforman y que se encuentran alrededor de esa zona. Nos referimos al CORE como un concepto funcional que engloba aquellas estructuras musculares, osteo-ligamentosas y de control neural relacionada con la región dorso-lumbar, pelvis y caderas, cuya participación conjunta permite un adecuado y óptimo control de la estabilidad y de la función movilizadora en tareas o movimientos de miembros superiores, inferiores, en tareas o acciones simples o de tipo combinado o secuencial. En este sentido cuando intentamos entrenar los abdominales también tenemos que pensar que están involucrados todos los músculos cercanos a la zona

marzo musculos

Con el entrenamiento de esta musculatura se persigue mejorar la estabilidad del tronco con el fin de mantener una posición alineada, o retornar a ella una vez se haya perdido debido a otras fuerzas externas o internas. Es decir que el fortalecimiento de esta zona contribuye a que seamos capaces de mantener una postura saludable durante más tiempo. Con esta idea prevenimos lesiones, podemos disminuir dolores e incluso nos pude ayudar a conectar las extremidades superiores e inferiores desde un punto de vista laboral, en aquellas situaciones en que tengamos que desplazarnos cargando, arrastrando, transportando algún objeto; o bien desde un punto de vista deportivo en aquellos  en los que se juegue con las manos pero las piernas ayuden al avance (como baloncesto, balonmano, waterpolo, sincronizada o la propia natación). Se ha sugerido incluso que un déficit de fuerza y estabilidad central podrían generar una técnica ineficiente y predisponer a lesionarse al deportista,  sobre todo en sedentarios y poblaciones con problemas locomotores.

 2Por otro lado entendemos el medio acuático como un gran gimnasio donde podemos aprovechar  la resistencia tridimensional que se origina cuando el cuerpo empuja el agua. En este sentido se consiguen aumentos significativos en fuerza abdominal sin entrenarla directamente. Las mejoras son atribuidas a técnicas de alineamiento postural dinámico y vertical que utiliza la resistencia del agua.

 El trabajo directo de abdominales en agua, no obstante, abre pautas de activación para diversos ámbitos de práctica física como son el deportivo, el profiláctico, el estético e incluso el campo terapéutico.

 Con el fin de proteger las estructuras corporales y realizar un correcto trabajo, a la hora de realizar los ejercicios abdominales en general y, por ende, en el agua, hemos de tener en cuenta las siguientes consideraciones:

 1.- No contener la respiración durante la ejecución del movimiento e intentar hacer la máxima contracción sin aire en los pulmones.

 2.- Intentar acercar las rodillas a los hombros  en forma de enrollamiento para poder doblar el tronco.

 3.- Las caderas deben permanecer en posición neutra (sin excesivo arqueamiento lumbar)

 4.- Se debe intentar pensar en realizar un aplastamiento abdominal incluso llegando a implicar al glúteo en el movimiento

 En todo caso, en el agua, es conveniente mantener la posición neutra asegurada, que consiste en mantener la pelvis alineada, bascular abdomen, contraer glúteos (columna posición neutra), levantar pecho y hombros atrás (relajados), torso recto y caja torácica levantada, cabeza equilibrada, respirar profundamente y modo uniforme.

Por: Tomás  Hernández Barreda

You may also like...

Tú publicidad

Síguenos en Twitter